¡OTRO ESCÁNDALO PARA SUS TÍOS! Investigan a Eduardo Flores por presunta “corrupción”

0
398

Nicolas Maduro y Cilia Flores, la pareja presidencial de Venezuela, se ven envueltos en otro escándalo por parte de sus familiares que al parecer siguen haciendo de las suyas. Esta vez otro de sus sobrinos, identificado como Eduardo Gomez Flores, fue denunciado por adquirir oro y diamantes “ilegalmente”, y el pago realizado fue con dinero de empresas públicas.

Se presume que Gamez Flores es teniente coronel de la Guardia Nacional (GN). La denuncia fue hecha por uno de los supuestos testigos directos de las transacciones, el primer teniente Jesús Curvelo, quien abandonó Venezuela luego de mostrar evidencias de que su vida corría peligro.

Curvelo envió una carta a la Asamblea Nacional (AN), donde especificó todos los detalles, en ella explica que el sobrino de la primera dama integra una presunta red dirigida por dos altos mandos retirados del Ejército: “El general Francisco Rangel Gómez, gobernador del estado de Bolívar y su comisionado especial para el sur del estado, el también general Julio César Fuentes Manzulli”.

A continuación te presentamos el texto completo publicado por Infobae:

El teniente coronel de la Guardia Nacional Bolivariana Eduardo Gámez Flores fue denunciado por la compra ilegal de oro y diamantes, llevada adelante con dinero proveniente de empresas públicas venezolanas.

Gámez Florez es el tercer sobrino de Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro, vinculado a actividades ilícitas. El año pasado, otros dos sobrinos de la primera dama de Venezuela fueron condenados por narcotráfico en los Estados Unidos.

De acuerdo con lo que consigna el periódico español ABC, la denuncia fue realizada por quien asegura haber sido testigo directo de las operaciones, el primer teniente Jesús Curvelo, quien se fue del país ante evidencias de que su vida corría peligro.

En un escrito dirigido a la Asamblea Nacional de Venezuela, Curvelo ubica a Gámez Flores en una red dirigida por dos altos mandos del Ejército retirados, el general Francisco Rangel Gómez, gobernador del estado de Bolívar; y por su comisionado especial para el sur del estado, donde se concentra la mayor parte de la actividad de minería ilegal de oro y diamantes, el también general Julio César Fuentes Manzulli.

El diario afirma que la denuncia apunta a Fuentes Manzulli -de quien el denunciante Curvelo fue ayudante durante 14 años- como el responsable directo de la entrega de armas a bandas criminales que se encargan de la extorsión y la violencia en la zona. También habría hecho encargos de sicariatos. Curvelo afirmó que, para encubrir la entrega de armas, éstas eran declaradas como robadas.

El rol de Gámez Flores en la red ilícita

El sobrino de Cilia Flores y Nicolás Maduro habría sido el enlace directo con los oficiales del Área de Defensa Integral Guayana -que incluye el estado de Bolívar- y se habría implicado en la compra de oro y diamantes utilizando dinero en efectivo proveniente de empresas públicas.

La información señala que para las transacciones contó con un colaborador, conocido como “Toti”, con el que varias veces se reunió el denunciante.

ABC señala que la red contaría con apoyos en la cúpula militar y que Fuentes Manzulli mantiene estrechas relaciones con el comandante general del Ejército, Jesús García Toussaintt, ambos de la promoción de 1985, conocida como “Los centauros de Chávez”.

Otros miembros de esa promoción habrían cooperado en las acciones criminales y de corrupción promovidas por los acusados, como sería el caso de los generales Efraín Velasco Lugo y Julio César Morales Prieto.

El arresto de Jesús Curvelo y el riesgo de perder su vida

Curvelo narró que fue detenido en octubre de 2015 durante una misión que le encargó Fuentes Manzulli. Mientras transportaba cajas conteniendo 33 millones de bolívares en efectivo, desde Ciudad Bolívar a Tumeremo, Curvelo resultó interceptado por un mando ajeno a la operación, que pedía participar en los beneficios.

La carga viajaba en un vehículo oficial pero sin placas. El dinero provenía de entidades públicas, como Pdval, Mercal, Bicentenario y Gas Comunal, y se iba a emplear en la compra de oro.

Curvelo cree que Fuentes Manzulli dio órdenes para que lo asesinaran en la prisión. A pesar de ser militar activo, fue encerrado en una estrecha celda con 20 delincuentes comunes. Uno de ellos le aseguró haber recibido el encargo de matarlo, pero no quiso cumplir el cometido.

Cuando ese preso fue liberado, resultó acribillado desde un vehículo que Curvelo cree que pertenecía a la gobernación del estado de Bolívar.

¿Y usted que opina de esto? Deje su comentario y no olvide compartir la información



Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here