¡ORIGINAL! Aspic de pollo

0
67

Una super receta, que lleva su técnica y luce brillante. Es ideal para sorprender a tus invitados.

El aspic es una técnica culinaria que tiene su origen en la antigüedad. Históricamente se utilizaba mucho antes que el método de la mermelada y era principalmente para conservar y proteger alimentos como carnes, vegetales y frutas por mucho más tiempo, preservándolos de bacterias y de que se pudrieran.

 

 

INGREDIENTES PARA EL CALDO Y EL POLLO:

  • 1 pechuga de pollo completa sin piel (nosotros preferimos cocinar un pollo completo para tener un buen caldo)
  • 1½ litro de agua
  • 1 zanahoria grande en trozos
  • 1 tallo de ajoporro (puerro) en trozos
  • 1 pimentón (pimiento) rojo en trozos
  • 1 tallo de célery (apio) en trozos
  • 1 manojo de cilantro fresco

INGREDIENTES PARA EL ASPIC:

  • Pechuga desmechada
  • 10 huevos de codorniz
  • Encurtidos en vinagre con pepinillos, aceitunas, cebollitas, pimientos, etc.
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 12 láminas de gelatina sin sabor (utiliza la gelatina sin sabor que tengas a mano y revisa las instrucciones del paquete. Debes utilizar la cantidad necesaria para gelificar aprox. 1 litro.) (Ten presente que un sobre de gelatina en polvo sin sabor de la marca Royal tiene 10 gramos y está pensado para que gelifique 500 ml. de líquido)
  • 6 recipientes o ramequines pequeños
  • Film plástico para alimentos

PREPARACIÓN DEL POLLO Y DEL CALDO:

Lava y quita toda la piel del pollo.

En una olla cubre con agua el pollo limpio y cocínalo junto con los trozos de zanahoria, el ajoporro (puerro), el célery (apio), el pimentón (pimiento) rojo y el manojo de cilantro fresco por unos 30-40 minutos o hasta que veas que la carne se separa del hueso. Si tienes una olla de presión, cocina por 25-30 minutos.

Saca el pollo del caldo y desmecha finamente cuando todavía está caliente, ya que es mucho más fácil. Reserva en un recipiente aparte.

Corta la zanahoria y el pimentón (pimiento) ya cocinados en el caldo, en trozos pequeños y reservas aparte.

Pasa el caldo por un colador para que quede transparente y colócalo en una olla donde permanezca caliente, pero sin hervir. Prueba la sazón y ten en cuenta de que el caldo debe quedar bastante más salado y condimentado de lo normal, ya que al enfriarlo y gelificarlo se atenúan mucho los sabores.

PREPARACIÓN DEL ASPIC:

Hierve los huevos de codorniz por tres minutos. No los cocines más de ese tiempo para que te queden con un color bonito. Quita la cáscara a los huevos, córtalos por la mitad y reserva aparte.

En un recipiente, remoja las láminas de gelatina en agua fría hasta que éstas se esponjen y ablanden.

Retira la gelatina ablandada del agua y la introduces inmediatamente dentro del caldo de pollo caliente. Remueve con un batidor para que la gelatina se disuelva y no queden grumos. Aparta de la hornilla.

Montaje

Ahora, coloca dentro de los recipientes o ramequines el pollo desmechado, los encurtidos, la zanahoria, el pimentón y los huevos. Cuida de no dejar mucho espacio entre los ingredientes y que queden bien repartidos en el recipiente.
Vierte la mezcla de caldo con gelatina en los recipientes, cuidando de que penetre bien, no queden burbujas y todo esté completamente cubierto.

Tapa los recipientes con film transparente de cocina y los llevas a la nevera por 4 a 6 horas. Nosotros preferimos preparar esta receta de un día para otro.

Antes de servir, introduce los recipientes dentro de agua bien caliente por unos segundos para que el aspic se libere de los bordes. Voltea y cuando el aspic salga del recipiente, lo colocas inmediatamente sobre un plato.

Fuente: http://bit.ly/2jxQ6Xu

 



Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here